Gervasio Sánchez

La última entrevista realizada en “The Wild Project” es de obligada escucha. Durante las 4 horas y 20 minutos del programa, uno se ve inmerso en una historia de vida digna de película. Afamado fotoperiodista de guerra, las experiencias que este hombre narra en primera persona dan una visión del panorama geopolítico actual (haciendo un magistral repaso por la historia sangrienta de Afganistán de las últimas décadas), de las guerras más cruentas después de las mundiales (Valcanes, Sierra Leona, América Latina) y de los horrendas huellas que deja la guerra en los civiles (amputaciones, muertes injustas, crímenes de guerra, niños soldado) y en las sociedades que conforman (retrocesos económicos, pérdidas de patrimonios de la humanidad).

Para mi, una de las reflexiones más interesantes “arrancadas” a Gervasio por un magnífico entrevistador, fue sobre su fe la humanidad. Después de todo lo vivido, el fotoperiodista considera (al igual que muchos otros colegas, como Arturo Pérez Reverte) que los seres humanos, en situaciones extremas donde la vida propia peligra, remamos en la corriente de la injusticia, de la barbarie y de la indignidad. Sin embargo, resalta algo positivo: nuestra sorprendente capacidad para curarnos las heridas, para recuperarnos y seguir viviendo.

Siguiendo con el tema de la fe, esta entrevista ha restaurado mi fe en algo importante. Pese a los bombardeos carentes de rigor periodístico de un montón de noticieros digitales, de una televisión cada vez más llena de sensacionalismos absurdos, de redes sociales repletas de opiniones lanzadas a golpe de eslogan sin ningún argumento de fondo, seguimos valorando la cultura, el pensamiento crítico, el sentido común. La mera forma de exponer sus vivencias, sus opiniones, de narrar las anécdotas, dejan claro el enorme bagaje cultural y literario de Gervasio.

Y es que este tipo de entrevistas demuestran que, cuando a estas figuras les dejan un espacio para compartir sus experiencias y sus reflexiones, los oyentes las catapultan a una zona de admiración y respeto incondicional. Se convierten en fuentes de información fiable para el público, porque nacen de la información, de la reflexión, del debate, y del pensamiento crítico.

Mi fe restaurada es esta: cuando alguien marca las diferencias, el pueblo lo sigue apreciando.

Enlace a la entrevista:

https://www.youtube.com/watch?v=EArcIjXmZiI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s